lunes, 28 de mayo de 2012

Habitación 312: Cándida (Proyecto Mayo Adictos)





   La niña apretaba con fuerza la muñeca que le había regalado su padre mientras el juez procedía al levantamiento del cadáver. El cuerpo de Anselmo Matador, médico del pueblo, yacía sobre su cama mientras el sol acariciaba la cortina y jugaba con ella a producir extrañas sombras sobre el suelo. Cándida era una muñeca sin rostro, es decir, sin boca, sin sonrisa, sin expresión, muerta. Tan solo dos puntos negros hacían de ojos y un inmenso lazo rojo decoraba un lateral de su pelo. Un trozo de tela, también roja, cubría su cuerpo y dejaba ver dos piernas rechonchas tan ásperas como el resto del material del que estaba hecha. La niña besaba y acariciaba los cabellos de la muñeca sin hacer caso a lo que acontecía unos metros más allá.

    A la mañana siguiente, Ángela, que así se llamaba la niña, dejaba que el viento meciera sus rizos mientras clavaba sus ojos azules en la fosa. Las mujeres lloraban al verla sobre pañuelos blancos y los hombres, para no ser vistos, volvían la mirada y simulaban un catarro repentino.
 —Mírela —dijo Don Justo, el Juez de Paz—, se le rompe a uno el alma al ver a una criatura de doce años en el entierro de su padre. Tan inocente, tan pura y sin un solo apoyo en este maldito mundo. 
—Deliciosa, es un ángel —contestó el señor alcalde.
—Su madre murió en el parto, ¿no? —le preguntó una anciana octogenaria que cubría sus años con un atuendo negro y lóbrego.
 —No, esa fue su tía Concha. Su madre murió hace un par de años mientras dormía. Cuando me lo dijeron corrí a la casa de Don Anselmo, pero ya era tarde. Se habló de suicidio. Ya sabe, Doña María, cómo son los pueblos pequeños, pero nunca se pudo probar nada.  Y ahora, meses después, vuelve a ocurrir lo mismo. 
 —Si es que cuando la calamidad se ceba con una familia no hay nada que hacer —sentenció la anciana. 
—Nadie está a salvo de un infarto, Don Justo —repuso el alcalde.
—Bueno, ya sabe cómo funciona esto. Aunque yo creo que el pobre hombre no pudo soportar la pérdida de su esposa y murió de amor o desamor… o como se diga. Le asfixió esta vida de mierda que le tocó vivir. Nunca vi a nadie tan unido a su familia. Adoraba a esa niña, la adoraba hasta casi la obsesión y sin embargo la abandona de esta forma. Pobre criatura.
La pequeña Ángela corrió entre lágrimas y se arrodilló abrazando fuertemente la pierna izquierda del juez. Éste, atónito y ante las miradas de los presentes, levantó a la inconsolable niña y la besó en la frente. Un grupo de vecinas enlutadas la recogieron y se la llevaron mientras sus pequeños ojos azules se clavaban en los del juez.

Después del sepelio, Don Justo llegó a su casa, dejó las llaves sobre un mueble del recibidor y vació sus bolsillos en una bandeja plateada. Entre los objetos depositados vio un lazo exactamente igual al de la muñeca y recordó lo acontecido la tarde anterior. Rememoró la sensación de una piel suave, unos ojos inocentes y la posterior llamada telefónica. Abatido dejó caer su cuerpo obeso sobre un sillón cercano y lloró. 
La noche del suceso, el señor alcalde llegó a aquella casa. Detuvo sus pasos ante ella y echó un vistazo. Tras unos segundos tomó aire y se acercó a la puerta. Cuando su mano se dirigía al timbre lo pensó mejor y desistió. Llamó tímidamente con los nudillos de la mano derecha y esperó a que la puerta se abriera. Se sorprendió al ver en su interior a Don Justo en las mismas circunstancias que él; asustado, nervioso, con la misma mirada ausente y con el mismo rostro abatido ante el cadalso que a ambos les esperaba.

Tímidamente, la Luna llegó a los pies de Cándida. No se atrevió a más. Ángela la cogió y la sostuvo sobre su pecho. Se arrodilló ante la ventana, cruzó las manos y en posición de plegaria susurró:
—Perdóname, mama. Yo quería a mi padre. Lo amaba sobre todas las cosas. Era tan tierno, tan cariñoso, tan perfecto que todo desaparecía si él entraba en la habitación. Además de mi padre quería que fuese mi marido. Eras mi rival y por eso tuve que matarte. Después empezó a beber y a ver a otras mujeres. Mujeres rubias, con pechos enormes, que se reían tan alto que incluso las escuchaba con la almohada sobre la cabeza. Cada noche me levantaba, pintaba mis labios de rojo y miraba mi cuerpo en el espejo. Lloraba. Intentaba llorar tan alto como las risas, pero no servía de nada. Yo no era su esposa, ni tan siquiera su amante. Solo era una muñeca en sus manos torpes, un juguete que dejaba en el suelo cuando se hartaba de jugar. Seduje a ese gordo juez. Sí, al alcalde también. Les dije que si no lo hacían lo contaría todo. Casi vomito, pero mereció la pena, no debemos preocuparnos por ellos. Vacié las cápsulas de papá en su vaso de agua sobre la mesita de noche y fui a por Cándida. Sí, aquella que me regaló cuando te fuiste, aquella que ha visto tanto como yo durante tantas y tantas noches. Fue fácil, me senté en una butaca y esperé. Al rato cogí el teléfono y marqué. Una llamada perdida, tal y como habíamos acordado. Tan solo tuve que decirles que pusieran su trasero de trapo sobre la nariz de él y que esperaran unos minutos. Lo hicieron sin rechistar. Pero no te preocupes, este hijo de puta no volverá a tocarme nunca más.


Este es el resultado del ejercicio de este mes para Adictos a la escritura. Consiste en que dos personas escriban usando una imagen. Mi compañera es Nemi y este es el enlace de su relato: 


23 comentarios:

Emma Buffei dijo...

Uy!!! Ese final no lo esperaba...Awww....

Elisa dijo...

Ostras... ¡me he quedado sin palabras!

un saludo

Charo Arqued dijo...

Cuando han dicho que su adoración rozaba la obsesión, ya me imaginaba algo turbio con el padre, pero lo de la madre no me lo esperaba para nada. Me ha gustado el relato aunque ya digo que el dialogo del final, como que me ha resultado extraño. Que mate a su madre por celos y luego a su padre en una promesa muda a su madre de que ya no volverá a tocarla... creo que me he perdido algo de la esencia del relato. Besisss

laura dijo...

atrapante relato, muy bueno

un saludo

Dolly Gerasol dijo...

Un relato extraño... pero bien redactado.

Karuna dijo...

Hola JJCanve, es la primera vez que leo un texto tuyo.

¿Qué más te puedo decir?, La imagen es muy hermosa, aunque tu historia también está muy suave.

Hay detallitos, por ejemplo como en la parte final que más que raro me intrigó mucho.

Saludos Karuna ^^

Patricia O. (Patokata) dijo...

Fiu, no sé por qué pero ya me veía venir algo así!!
Me pasó un poco como a Charo en el final.
Un texto que deja sin palabras!!

Saludos!!

jjcanve dijo...

Bueno, Charo, Karuna y Patricia, lo importante aquí no es lo que el autor haya querido decir, sino las distintas interpretaciones que el lector pueda darle. Se puede decir que la idea se resume en que nada es es lo que parece. He jugado un poco con el tema de la "doble imagen". Si os fijais, los nombres indican una cara y la realidad indica otra. Ni el juez era tan justo, ni el médico era el matador (sino la víctima-criminal), ni ella era un ángel. El nombre del alcalde lo he omitido para darle un toque más oscuro. Tal y como le expliqué a Tania: "...se puede tomar como muestra del comportamiento de los poderes (judicial y político) ante el indefenso, la conspiración en la que estamos inmersos siendo la niña el ciudadano de a pie que consigue revelarse y vengarse de todos cuantos le hacen daño"

También, el relato empìeza con el final, siendo la luz solar uno de los protagonistas, y termina con el hecho en sí (anterior) siendo la protagonista la Luna. Son dos caras de una misma moneda.

Ángela mata su madre por una idea equivocada, aquella que le imponen, pero se da cuenta de la trama y por eso toma venganza. Hasta ahora hemos vivido los problemas sociales con un velo en los ojos, pero ahora todo está más claro y es más fácil señalar a los responsables de la situación actual. Espero haberos aclarado algo, aunque cualquier otra interpretación ajena a mis intenciones será bienvenida.

Saludos.

Juan José.

osnolasaga dijo...

¡Madre mía qué final! Ya me parecía a mí extraño tan alabar a la niña con que era un ángel y el amor de su padre hacia ella. La verdad es que el asunto resultaba de lo más turbio.
¡Me ha gustado! Me ha dejado con al boca abierta.

Xenariana dijo...

Jo, todos os lo veíais venir en plan incestuoso menos yo, que solo sospechaba de la niña xDD Creí que iba a ser como la pobre criaja de los protegidos, que mataba con tocar a la gente cuando se ponía nerviosa, pero solo es una psicópata homicida. La culpa será de los padres, que le educaron así xDDD
Muy buena narración, el relato oscurillo, como casi todos los de este mes, pero bien contado. Un poco difuso, eso sí, porque los trazos de la historia no son muy claros...

Dora Ku dijo...

JJ: Francamente me resulta chocante que un rostro así, inspiré este relato. Pero, bueno, en el de Ibso, hablaba de que a veces los rostros angelicales pueden llevar un alma muy desviada y malvada.
Espero que sean pocas la niñitas tan malas como la de tu historia.
Buen relato: Doña Ku

000latani000 dijo...

Juanjo!! derrochas creatividad y te ríes de la vida! Me encanta!

Es cierto que pueda resultar un tanto sorprendente lo que una niña "angelical" pueda esconder. Y esa siempre será la baza de la doble imagen que aportamos de nosotros mismos a los demás, como tú muy bien dices.

Te doy el mismo consejo que me dieron a mí, y en tu relato he podido sentirlo: justifica el texto en el post. Hay guiones que comienzan antes que otros, y justificado todo comienza y termina en su sitio y es más cómodo de leer.

Muuuuuack!

000latani000 dijo...

Por cierto, falta el enlace a tu compañer@ de imagen. ;)

Rossiel Black dijo...

Carajo que escribes muy bien. Me da la impresión de que cuando mueves esos dedos lo haces con mucha soltura y rapidez pues es una lectura muy ligera. Por lo que es excelente.

Felicitaciones~

jjcanve dijo...

Bueno, siguiendo vuestros consejos he modificado un poco el texto. Espero que os gusten los cambios. De nuevo quiero agradeceros vuestros comentarios.

Saludos.

Juan José.

Laura S.B. dijo...

Ha mejorado muchísimo con los cambios, ahora se lee con mucha más facilidad y además el final qeuda muy clarito. ¡Buen trabajo!

Xenariana dijo...

Coincido con Laura S.B. totalmente: más claro leche y en botella...
La niña da un yuyu que te cagas, que lo sepas, me recuerda a la película esa en al que mataban a la madre y luego había sido la hija mayor quería tirarse al padre... Y acaba siendo asesinada por la hermana pequeña que quiere tirarse a su padre también xDDD

Maga DeLin dijo...

Hola, JJ!

Muy bueno tu relato, siempre he dicho que hay que desconfiar de los niños :-P
También voy a mencionarte algo sobre el diálogo de la niña con su madre al final. Me parece que lo que descoloca un poco no es tanto lo que dice sino como lo dice. Las expresiones o palabras que usa para explicarse son un poco adultas para su edad. Al menos a mí me lo parece. Quizás cambiando alguna palabra, el orden de una frase, haciéndolo sonar más infantil, pese a que tiene pensamientos de mujer y eso. Tampoco es que sea "La huérfana", no sé si me explico...

En fin, besos!

Charo Arqued dijo...

JJcanve, he visto que le final lo has retocado y he de decirte que de este modo me ha gustado mas si cabe, pues anteriormente ya me gustaba mucho... También he leído lo que querías reflejar con tu texto y solo decirte que chapó pues queda reflejado y muy bien narrado...Besisss

Maria Od dijo...

¡Hola! El relato me ha sorprendido mucho, nunca imagine ese final y me quede atonita, muy bien narrado :)

Lunella dijo...

¡Hola!
Pues si que me has dejado sorprendida, al pincipio no me lo esperaba, pero durante el entierro la verdad si empecé a sospechar.
A veces los niños no son tan inocentes como queremos verlos y esa es una realidad que muy pocoa aprendemos, y a veces no es culpa ni de los papás.
Concuerdo con Maga respecto al último diálogo, de ahí en fuera tu historia me ha gustado :)
Así que muchas gracias por compartirlo.
¡Un saludo!

Kate PB dijo...

Este es unos de mis relatos favoritos, es realmente impresionante. Lo único que creo que podrías mejorar es el ultimo párrafo, podrías ampliar la historia para que esa parte no parezca tan apresurada, me parece que soltaste mucha información en tan poco espacio. De todo lo demás es perfecto
Besos :)

kroana dijo...

Me ha gustado el relato y un montón pero hubo una parte que no entendí :(
Porqué la niña usó al alcalde y con qué lo amenazó? De veras creo que me perdí en este parte de la historia. Sin embargo, la historia es muy original y me enganchó desde el principio. Gran idea has sacado a partir de la imagen xD

Nos leemos ^^